Inmobiliario

Invertir en el sector inmobiliario consiste en mucho más que en adquirir una propiedad. Es el centro de su negocio. Es el hogar para su familia. Son los cimientos para un futuro mejor.

Muchos abogados saben manejar papeles, pero en Withers escuchamos sus inquietudes particulares y diseñamos una estrategia completa exclusiva para las necesidades de sus bienes inmobiliarios. “Codo con codo con nuestro equipo fiscal, trabajamos para garantizarle la estructura fiscal más eficaz para su inversión inmobiliaria. Esto resulta de particular importancia cuando se compra en el extranjero”, dice Henry Stuart, director del equipo inmobiliario residencial del Reino Unido. Las décadas de experiencia en servicios de representación de familias y particulares de éxito nos avalan para ofrecer el mismo servicio personalizado a inversores institucionales y empresariales.

Hemos formalizado acuerdos comerciales, residenciales y sin ánimo de lucro para algunas de las personalidades e instituciones más prominentes del mundo. Ya se trate de asesorar a un propietario inglés de décima generación o de estructurar una inversión en un proyecto de urbanización de uso mixto en San Francisco, nuestro equipo actúa con discreción, pensando en los costes y en el futuro, detectando potenciales inconvenientes antes que nadie.

Le concedemos enorme importancia a nuestras relaciones con inversores institucionales, y otros profesionales y expertos del sector. Muchos de nuestros clientes inmobiliarios llevan generaciones confiando en nuestro asesoramiento. Pero también somos excelentes explicando las complejidades de nuestros mercados a personas de éxito que desean hacer su primera incursión en el mundo de la inversión inmobiliaria.

Los resultados de nuestra actuación en proyectos de alto nivel para clientes de todo el mundo como la universidad de Yale, hoteles Marriott, Great Ormond Street Hospital y la marca de moda MaxMara hablan por sí mismos. “Al final se logra algo realmente tangible”, explica la socia de construcción Julie Teal. “Es muy satisfactorio, no solo para los abogados, también para los clientes; que consiguen el producto que querían a un coste adecuado. Les proporcionamos la sensación de control y las herramientas para hacerlo correctamente”.